CLOSE

¡ADOLESCENTE DESCUBRE EL SECRETO DEL FAVOR Y LA EXCELENCIA ACADÉMICA!

  • By pbsebogodi
  • / Jun 22, 2017
  • 674 views

«El año 2016 fue maravilloso», empezó diciendo Loago Brandon Sebogodi. Todo comenzó con una visita a La Sinagoga, Iglesia de todas Las Naciones (SCOAN) donde él ofreció oraciones y fue bendecido con artículos espirituales, «herramientas» que llevaba con él a todas partes.  ¿Qué eran estas cosas? Y, ¿qué diferencia hicieron? Sé inspirado mientras escuchas testificar al joven de dieciocho años acerca del favor especial de Dios en su vida personal y académica.

»Mi mamá y yo visitamos La SCOAN el 14 de enero del 2016. Tuvimos la oportunidad de estar en la presencia de Dios por una semana completa en la que ofrecimos oraciones por nosotros y por nuestra familia. Nos pusieron en la Línea de Oración, junto a visitantes de todo el mundo. Recibí un toque santo del hombre de Dios, el Profeta T.B. Joshua, el Brazalete de la Fe y la Tarjeta de Creyente. Un día antes de viajar a Botsuana, recibí el Agua de La Mañana, La Calcomanía de la Unción y el libro «El Espejo»; todo ello herramientas espirituales para construir mi relación con Dios.

»Mis resultados estudiantiles del nivel “AS” habían salido un día antes de que viajará para Nigeria. Obtuve dos calificaciones “A” y dos calificaciones “B”. Estos resultados eran buenos, pero no tenía la intención de continuar y realizar un segundo año, el cual era el nivel A; mi mamá dijo que no tenía los fondos suficientes para pagar los gastos académicos aproximadamente de £ 55 000, excluyendo los gastos de alojamiento y alimentación. Días después, sin embargo, le dije que continuaría con el nivel A, aunque la escuela ya había iniciado hacía dos semanas. Tuvo que suplicar a las autoridades para que me aceptaran; también negoció los pagos con ellos. Sorprendentemente, estuvieron de acuerdo con su petición sin muchas preguntas y le dieron un tiempo para juntar los fondos para los pagos. También fui seleccionado como prefecto por los maestros y compañeros de clase la misma semana que regresé a la escuela.

»Dos semanas después, sentí que encontraba dificultad para adaptarme, estaba atrasado en el plan de estudios y tuve que ponerme al día. No me fue bien en el primer examen, obtuve bajos resultados. Mis profesores estaban preocupados, pero me animaron a no rendirme. Continué orando con mi Tarjeta de Creyente, y ministrándome el Agua de La Mañana todos los días al ir a la escuela. También llevaba la Calcomanía de la Unción donde fuera que iba.  Dios, que es siempre fiel con aquellos que lo buscan diligentemente, intervino. Mis resultados empezaron a levantarse. ¡Para el final del periodo, recibí el primer lugar en contabilidad!

»El segundo periodo fue más corto, pero bastante importante. Tuvimos que hacer exámenes de simulacro, lo cual era crucial para aquellos que querían ingresar a universidades inmediatamente y ganar la admisión provisional. Unas pocas semanas antes de la apertura (en Julio), El director de mi escuela me dio una carta de la Academia Real de Oxford; era una invitación para la escuela de verano (del 31 de julio hasta el 13 de agosto del 2016), con una beca de £3 895. Hubo un criterio de selección y dudé de si podría calificar. También, estaba preocupado de que mi madre no pudiera reunir el dinero requerido, porque los padres debían hacerse cargo de los arreglos de viaje desde y hacia el Reino Unido. Le mostré la carta a mi madre y me sorprendí cuando me dijo: “Este es Dios obrando.” Describió esto como un gran privilegio, diciendo que Él proveería todo lo que fuera necesario. Sus palabras me dieron ánimo y esperanza, y esto levantó mi fe a un nuevo nivel.

»Solicité la admisión al programa, orando con mi Brazalete de la Fe, diciendo: “Señor Jesús, toma más de mí y dame más Ti”. Cuando terminé, envié el formulario y oré. Dos semanas más tarde, recibí un correo electrónico de la Academia Real de Oxford. Decía que mi solicitud era exitosa. Había sido aprobado para una beca completa de un curso de inglés y tenía que estar en el Reino Unido el 31 de julio del 2016. Mi mamá trabajó contra reloj para la reserva de mi vuelo. Terminé mis exámenes el viernes, 28 de julio de 2016. Fue un momento estresante. Pero lo soporté, sabiendo que Dios estaba detrás de todo.

»Experimentar la vida fuera de África fue un sueño hecho realidad. Siempre había querido viajar al extranjero. Llevé el  Agua de La Mañana y las Calcomanías de la Unción a Oxford y las usaba siempre que iba a la clase. Al final de las dos semanas, me gradué con éxito. Incluso recibí un premio por estar entre los tres mejores estudiantes de mi curso. Al regresar a casa, también recibí los resultados de mi exámen en los que obtuve dos calificaciones “A” y una calificación “B”.

»Para septiembre, el tercer período había comenzado. Tuve que prepararme para mis exámenes finales. Este era el tiempo en que los estudiantes que se han aplicado bien durante todo el año reciben recompensas. Por la gracia de Dios, estuve entre los que recibieron dichos premios en Contabilidad y Estudios Empresariales durante la ceremonia de premios de la escuela. Para el 17 de octubre del 2016, los exámenes habían comenzado. Seguí creyendo que el Dios del Profeta T. B. Joshua que veló por mí en medio de los tiempos difíciles del 2016 haría más en el nuevo año.

»Gracias por su inagotable apoyo y oraciones para todos nosotros, telespectadores, de todo el mundo. ¡EMMANUEL!»

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...