CLOSE

CARTA DE EE.UU.: EL MEJOR TESTIMONIO JAMÁS CONTADO

  • By Laurel Patricia Aka
  • / Abr 28, 2017
  • 524 views

Una joven comenzó a ver Emmanuel TV en 2014, después de haber cometido el «mayor error» de su vida, un error que al final resultó ser una bendición disfrazada, que la condujo a poder prestar el más intenso testimonio que se puede compartir sobre Jesús.

«Solemos leer o escuchar testimonios sobre sanaciones, liberaciones, bendiciones materiales y demás, pero lo que están a punto de leer ahora puede parecer poco usual. Aun así, creo que es el mejor testimonio que se puede compartir sobre Jesús.

 »Soy una joven que comenzó a ver Emmanuel TV en 2014, tras haber cometido lo que yo llamo “el mayor error de mi vida”. (¡Que en la actualidad se ha transformado en la más intensa de las bendiciones!). Tan atónita estaba con cuanto veía en el canal que decidí viajar a Nigieria, porque necesitaba reconciliarme con algunas personas a las que había ofendido terriblemente.

 »Por la gracia de Dios, disfruté del privilegio de asistir al Servicio de la Sinagoga, Iglesia de Todas las Naciones (SCOAN) en junio de 2015; no obstante, las cosas no salieron como yo esperaba. Acudí a la SCOAN por el Profeta T.B. Joshua y por lo que necesitaba de él, pero no por Jesús. Y Dios, que conocía el motivo que albergaba en el corazón, no me dejó salirme con la mía.

 »Volví a EE.UU. desilusionada. Lo que no me podía imaginar era que aquel era el comienzo de un viaje increíble con el Señor. No tenía otras opciones. El único hombre de Dios al que yo consideraba capaz de interceder por mí no me había visto, y estaba desesperada. Intenté centrarme en la Biblia, en lugar de ir de peregrinación de iglesia en iglesia, o de pastor en pastor. Estaba cansada de buscar alternativas y de ver cómo Dios me cerraba todas las puertas. En lugar de centrarme en vídeos de liberación, decidí escoger aquellos en los que se recogían las enseñanzas del hombre de Dios, en particular sobre meditación, y comencé a aplicar cuanto él decía a mi día a día, a seguir lo que había escrito en su libro “El Espejo”. Entonces fue cuando comencé a experimentar la vida de verdad.

 »Comencé a ver cosas en la Palabra que nunca había apreciado. Que el Espíritu Santo me estuviera enseñando fue increíble. Yo no era consciente de mi ignorancia, y empezar a comprender la Palabra fue convirtiéndose en una pasión. Cada día me despertaba con el deseo de saber más y más del Señor. Comencé a experimentar lo que el hombre de Dios había expresado diciendo: “La Biblia es un espejo”. También empecé a ver quién era yo en realidad y quién quería Jesús que fuese.

 »A pesar de los ataques demoníacos que sufrí y de las pesadillas, había en mi interior una felicidad y una paz que no podía explicar. Día a día iba transformándome en una persona nueva, por dentro y por fuera. Cuanto más meditaba sobre la Palabra, más detestaba quién era yo y mayor era mi deseo de cambiar. Sentía un deseo pujante de parecerme a Jesús, a su naturaleza, y fui aplicando como mejor supe las enseñanzas del hombre de Dios, y puedo decir que es cierto que la meditación es el camino a la revelación. El Señor me reveló exactamente lo que necesitaba y esas palabras sencillas erradicaron de mí cualquier temor. Dejé de temer a los ataques del demonio; incluso llegó a ser curioso que, cuanto más me perseguía satanás, más se mostraba Jesús en mí con su fortaleza y más felicidad y paz me transmitía. Pasaron tantas cosas… desgraciadamente nunca podré explicarlo todo. Mi relación con Dios se fue haciendo cada vez más fuerte.

 »Pero algo ocurrió hace unos meses, algo que cambió mi vida y la hizo elevarse. Déjenme explicárselo: aquel fatídico día, estaba a punto de iniciar el momento de sosiego que tengo con Jesús. Antes de empezar, esto es exactamente lo que le dije con el corazón: “Jesús, el Profeta T.B. Joshua dice que nosotros los Cristianos no sabemos lo que el Salmo 23 significa de verdad, y que si lo comprendiéramos, nuestra forma de pensar cambiaría, lo mismo que nuestras vidas. Por eso, Jesús, te pido hoy que me desveles su significado. Quiero saber”.

»¡Y empecé a leer, hermanos! Lo que obtuve del Salmo aquel día con la mediación del Espíritu Santo fue algo que nunca habría podido comprender por mis propios medios. Semanas más tarde, el Señor confirmó mi meditación con un sermón del hombre de Dios aquí, en Estados Unidos. ¡Me pasé dos semanas sin poder dejar de pensar en esa revelación!

 »Ese salmo cambió mi pensamiento, mi mente, mi espíritu, mi alma, mi corazón. Comencé a pensar de otro modo, y la Palabra cobró un sentido completamente nuevo para mí. El Espíritu Santo comenzó a hacerme revelaciones más profundas en mi tiempo de meditación. Era como si mis ojos fueran ciegos y se hubieran abierto. Ahora no necesito que un hombre de Dios venga a decirme nada sobre mi vida, a menos claro está que sea Dios quien lo guíe hasta mí. Puedo contar con la opinión de Dios en todos los aspectos de mi vida y en la de otros. Siempre que le hago una pregunta, responde con absoluta claridad y acierto. El Espíritu Santo me guía en cuanto hago. Sigo teniendo dificultades en la vida, pero no me importa, porque la presencia de Jesús en ella es increíble. Y ahora entiendo perfectamente por qué el Profeta T.B. Joshua dijo: “Si lográis que ese Salmo llegue hasta vuestro corazón, comeréis a la mesa de Dios”. ¡Me llena de felicidad declarar que COMO A LA MESA DE JESÚS TODOS LOS DÍAS!

 En resumen, lo que me gustaría decir es que el Profeta T.B. Joshua enseña la verdad. Y si todos los que están en la iglesia perseveraran en la aplicación de esa verdad, TAMBIÉN ELLOS COMERÍAN CON DIOS. Empiecen a meditar con sinceridad en la Palabra. Pídanle a Dios que les enseñe el Salmo 23. Les prometo que incluso sus problemas serán fuente de alegría. Cuando se cuenta con la presencia de Dios en la vida, con una comprensión honda de quién es Él y quiénes somos nosotros en Cristo, es EL PARAÍSO TERRENAL. Lo que vivimos como personas normales no es la vida que Jesús quiere que llevemos. Los Cristianos no somos personas corrientes, y se supone que no debemos vivir como personas corrientes. Yo creía que vivía, pero me equivocaba. Luchaba para sobrevivir. Es ahora cuando vivo. ¡Es ahora cuando puedo llamarme Cristiana!

 ¡Busque a Jesús con todo su corazón por lo que es Él, y no por lo que puede hacer por nosotros! Le desafío a ser sincero en su búsqueda de una relación verdadera con Él. Él le encontrará donde esté. ¡Es tan increíble, tan extraordinario! Si la tristeza se apodera de usted, Él encontrará siempre un consuelo. No renunciará hasta que la felicidad interior vuelva. Jesús no es solo un Dios que contempla nuestro sufrimiento desde el cielo, sino que tiene sentimientos. Nos quiere. Hasta que logremos volver a ser felices, Jesús continuará intentando devolvernos esa felicidad porque, cuando nosotros somos felices, él también lo es.

 »¡Amemos a Jesús! No somos perfectos, pero amémosle, amemos Su presencia, hagámosle nuestro amigo, dediquémosle tiempo, cantémosle, alabémosle, digámosle que es extraordinario, meditemos sobre Su Palabra, pidámosle que nos enseñe. Si nos resulta difícil aplicar sus mandatos, seamos sinceros con Él y digámoselo. No hay que intentar ocultarse, ni probar a hacerlo solos. Él nos ayudará. Él es el mejor amigo que se puede tener.

 »No se trata de un Dios cualquiera, sino de Jesús. Es encantador y amoroso. Incluso puede jugar con nosotros. Nos acompaña a hacer la compra, se preocupa por nosotros, por todo lo que nos atañe. Jesús es extraordinario. Es lo mejor que puede ocurrirnos. Es tan real… nunca miente. Lo sabe todo. Responde con claridad a cuanto le preguntemos. Cuando le dedicamos tiempo, aprendemos a discernir su voz. Nos cuida. Una palabra Suya lo abarca todo.

 »A Jesús no le preocupan nuestras equivocaciones, siempre y cuando acudamos a Él con sinceridad y reconociendo nuestra debilidad. Es como el Profeta T.B. Joshua dice: “Cincuenta por ciento de nuestro lado y el otro cincuenta, del lado de Jesús”. Jesús libera, y está siempre con nosotros. Nos lleva de la mano. Es nuestro guía. Nunca nos deja pasar hambre, quedar desnudos o sufrir. Es el más digno de confianza, el más leal y maravilloso, el mejor de entre los mejores. Incluso es divertido a veces. Le hará reír cuando lo necesite, llorar cuando lo necesite, arrepentirse cuando lo necesite. Le dará su opinión sobre amigos y relaciones. Cuidará de su vida de la A a la Z. Como dice el Profeta T.B. Joshua: “no le hará falta sudar para lograr sus objetivos”. Le ofrecerá su guía con toda claridad, y responderá a todas las preguntas que le haga con sinceridad: matrimonio, trabajo, hijos, vocación, carrera… solo tiene que preguntar.

»Escuche las enseñanzas del hombre de Dios, se lo ruego. Cuando vaya a la iglesia, haga del “mensaje” su momento favorito. Las profecías están muy bien, pero empiece a dedicarle tiempo a Dios y recibirá revelaciones directamente de Él. En ocasiones le dirigirá a Sus hombres de Dios, pero que no sea esa su prioridad. ¡JESÚS HA DE SERLO! le ruego que no entristezca más a Jesús. No se merece estar solo, o que solo nos dirijamos a Él en determinados momentos, o cuando lo necesitamos. ¡SE MERECE MÁS QUE NADIE SER AMADO! ¡NADIE ES MÁS DIGNO DE SERLO!

 De una joven que encontró la paz, la felicidad, el amor y una sorprendente amistad en Jesús. ¡Emmanuel! Él está con nosotros, sin duda. ¡Amén!

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...