CLOSE

¡EL AGUA DE LA MAÑANA, AUN ESTANDO COMPARTIDA ENTRE VEINTE PERSONAS, FUNCIONA!

  • By Bernadette Nondo
  • / Mar 24, 2017
  • 493 views

Primero, le hablaron de Emmanuel TV. Poco después, recibió el Agua de La Mañana. Ahora, tiene un testimonio que compartir.

Shekainah Bernadette Nondo temía el anochecer. Las horas de oscuridad la sumergían en un mundo de tormento. Incapaz de dormir, se despertaba acosada por fuerzas satánicas.

«No conseguía trabajo», se lamentaba esta zambiana, «y para colmo de males, tenía que vérmelas con ataques espirituales. Soñaba con que unos espíritus me golpeaban, y al despertar por la mañana, me encontraba llena de moretones. Los demonios me torturaban con saña, hasta el punto de que cerrar los ojos me daba pavor, y semejante situación me estaba pasando una factura espantosa. Mi cara era la de una mujer de cien años».

Alguien en su vecindario veía Emmanuel TV con regularidad y le habló del canal, y esta mujer a la que cerrar los ojos le asustaba, comenzó a ver los programas. «¿Qué hay en esa botellita que tiene en la mano ese hombre?», preguntó un día, oyendo el testimonio de un padre de familia en el que se hacía eco de las bendiciones que había recibido. «Es el Agua de La Mañana», le dijeron. «Es una herramienta de liberación muy poderosa que Dios le ha enviado al Profeta T.B. Joshua».

Esa frase se le quedó dando vueltas en la cabeza: Liberación… Liberación… fue una palabra que pulsó la tecla adecuada. En un rincón de la memoria, en una esquina protegida del corazón, guardó cuidadosamente aquella revelación y su fe comenzó a crecer.

Unos cinco meses después de que se enamorara del canal de televisión, «conseguimos, como grupo de oración, pedir una botella de Agua de La Mañana, que compartimos después entre veinte personas».

Cuatro días después de que Shekainah recibiera su parte, menos de cien horas después de que comenzase a ministrarse el Agua… ¡nació un testimonio! «¡Me llamaron para una entrevista de trabajo, y conseguí el puesto de inmediato!»

Trabajó en aquella empresa durante tres años, y con la mirada puesta en más bendiciones, Shekainah y sus amigos volvieron a reunirse para pedir «otra botella de Agua de La Mañana». Tal y como habían hecho en la ocasión anterior, comenzaron a ministrársela buscando la intervención de Dios. ¿Lo lograron? ¡Por supuesto! «Me ofrecieron otro puesto de trabajo para el que ni siquiera estaba cualificada. Este nuevo trabajo estaba mejor pagado, con lo que iba a poder alquilarme un piso».

Libre ya de sus pesadillas, Shekainah está muy agradecida a Dios y al Profeta T.B. Joshua: «sin Emmanuel TV y el Agua de La Mañana no sé qué habría sido de mí».

 Si usted se pregunta cómo está ese rostro que parecía pertenecer a una mujer de cien años, Shekainah Bernadette Nondo nos revela que «tengo veintinueve años, y para mayor gloria de Dios, ¡ahora aparento tener mi edad!»

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...