CLOSE

“¡COMENCÉ A BEBER ALCOHOL A LOS TRES AÑOS!”

  • By Emmanuel TV
  • / Ago 3, 2015
  • 611 views

¿Eres adicto al alcohol y a la pornografía? Encuentra tu camino hacia la libertad mientras lees el testimonio de Joseph Naleo de Tanzania.

«¡Buenos días! Tengo 36 años. Empecé a tomar alcohol cuando era muy joven. Mi difunto padre me contó que una vez, a los 3 años de edad, tomé su licor de la alacena, causando una gran conmoción en la escuela en la que él trabajaba como maestro en aquel tiempo. Tomé mi primera cerveza en 1987, a la edad de 9 años en la celebración de Navidad en casa con mis abuelos. Ese mismo año, tomé whiskey.

»Empecé a fumar cigarillos en 1989 cuando estaba en el tercer grado de primaria. La primera vez que escuché acerca de la masturbación fue con mis compañeros durante el sexto año de primaria, en 1992, y empecé a masturbarme entre los años de 1994 y 1995. Fui introducido a la pornografía en los dos primeros años de la escuela secundaria, entre 1996 y 1997, y la veía en revistas, videos e Internet. Me masturbaba después de verla.

»Era un hábito el cual había orado para que se detuviera, pero fue en vano. Cuando me casé en enero del 2010 esperaba que llegara a su fin, ¡pero en realidad se volvió peor! Perseguía a las mujeres y tenía amoríos, sin embargo, me seguía masturbando. Estaba muy mal.

»Me encontré con Emmanuel TV en el 2007 después de instalar una antena parabólica cuando tuve mi primer empleo al graduarme de la universidad. Sin embargo, no le daba mucha seriedad. Mi interés comenzó a crecer a principios del 2012, cuando perdí mi trabajo. Entre más lo veía, más me daba cuenta de que necesitaba liberación para escapar de estos problemas.

»Por la gracia de Dios, recibí el Agua de Unción de parte de un amigo el 22 de agosto del 2014, me lo ministré y oré con ella el día siguiente. ¡Pueblo de Dios, no he fumado cigarrilos, tomado alcohol, visto pornografía o masturbado desde ese momento! Incluso el sentarme con alguien que fuma me irrita, y el olor del alcohol me hace sentir enfermo. Por la gracia de Dios, ahora siento afecto hacia mi esposa y ya no persigo a otras mujeres. Ciertamente, Dios es fiel y poderoso. ¡Emanuel!»

 

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...