CLOSE

¡Liberado de un Ataque al Corazón!

  • By Gabriel Iriase
  • / Mar 24, 2017
  • 432 views

Los médicos dijeron que era un infarto de miocardio, pero para él era un ataque espiritual. Y mientras le administraban los cuidados médicos, que era en realidad cuanto estaba a su alcance hacer, la oración fue la encargada de granjearle la victoria.

 

 

Fueron cinco días de prueba, un «periodo de prueba», según Gabriel. Desde el 15 al 19 de julio de 2016, estuvo confinado en una cama de hospital. «Había sido un infarto grave, pero de no ser por la intervención de Dios, me habría embarcado en el viaje de no retorno».

 

La muerte había llamado a su puerta el día más inesperado, y su mano descarnada le agarró por el pecho, entró en su cuerpo y agarró su corazón con intención asesina.

 

¡Ataque al corazón!, decían los médicos, pero Gabriel, que vive en Japón, no estaba de acuerdo: «yo sentí que se trataba de un ataque espiritual». Las enfermeras no lograban encontrar una vena por la que poder administrarle el líquido que le salvara la vida.

 

Lo que Gabriel hizo con la angustia que en aquel instante le agarrotaba el cuerpo fue «enviar una petición a la Sinagoga Iglesia de Todas las Naciones (SCOAN) para que orasen por mí. ¡Así lo hicieron, y Dios les escuchó!».

 

«Doy las gracias a todos» por haber suplicado a Dios en su nombre. «Con el paso del tiempo me he ido recuperando, me dieron el alta del hospital y he vuelto a mi vida normal».

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...