CLOSE

¡Liberado del Espíritu de la Masturbación!

  • By JACOB HARRY
  • / Abr 4, 2017
  • 612 views

El joven Chidozie Onyekachi se debatía entre tocar o no tocar la pantalla de televisión mientras el Profeta T.B. Joshua oraba en Emmanuel TV. Necesitaba la intervención divina que solo la fe podía proporcionarle, pero sentía curiosidad por saber cuál sería el resultado. Cuando por fin puso la mano en la pantalla, un poder transformador le recorrió de arriba abajo. Nunca volvió a ser el mismo.

«Me llamo Chidozie Onyekachi Amos, y soy del estado de Anambra, en Nigeria. Cuando tenía diecisiete años, entré en contacto por primera vez con material pornográfico. Más adelante, sentí deseos de masturbarme y lo hice. Era la primera vez, pero me di cuenta de que no podía parar. Cuatro años estuve bajo el yugo de ese destructivo hábito. Entonces comencé a soñar que practicaba el sexo con mujeres, y cada vez que me despertaba, el deseo de masturbarme me vencía.

 Oraba para superar el problema, pero sin resultado alguno. Un amigo me contó que tenía sintonizado Emmanuel TV en su casa, y un día, mientras veíamos la emisión, vi al hombre de Dios, Profeta T.B. Joshua, orando por los televidentes del mundo. Supe entonces que mucha gente tocaba la pantalla movida por la fe para orar con él, pero yo no fui capaz de hacerlo. Hice el esfuerzo de levantarme de la silla, pero tuve un pensamiento: “No lo hagas. Ese hombre no es un verdadero siervo de Dios. ¡Te va a destruir!” Y volví a sentarme.

 Pero las dudas comenzaron a perder fuerza. Un día, mientras oraba el hombre de Dios, me levanté y me acerqué despacio a la pantalla. Estuve plantado delante de ella un rato y al fin, extendí el brazo y puse la mano en la pantalla… nunca olvidaré lo que pasó. Una vibración me recorrió el cuerpo y me sentí muy débil.

 Antes de aquella experiencia, siempre me había costado mucho orar. Me daba sueño cuando lo intentaba. Pero a partir de entonces, una vez fui liberado por el hombre de Dios, orar pasó a ser una delicia para mí. Mis malos sueños han cesado. Y lo más importante: ¡la necesidad de masturbarme ha desaparecido!

 Doy gracias a Dios por mi nueva vida. ¡Emmanuel!»

¿Está usted soportando un hábito destructivo como este, o cualquier clase de adicción? ¡Ore con el profeta T.B. Joshua y sea liberado en el nombre de Jesús!

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...