CLOSE

LIBERADO DE LA OBSESIÓN POR LA PORNOGRAFÍA MIENTRAS ORABA CON EL PROFETA

  • By Sean Mashau
  • / Mar 10, 2017
  • 561 views

Un prometedor estudiante de medicina se hallaba inmovilizado en las garras de placeres pecaminosos. Haciendo acopio de fe, oró con el hombre de Dios y experimentó una liberación total.

Como estudiante de medicina en la Universidad de Cape Town, Sudáfrica, Sean Mashau podía permitirse pocas distracciones, pero en el primer semestre ya se presentaron los primeros desafíos. Comenzó a sentirse un poco deprimido y con picos de extrema ansiedad. Aun así consiguió aprobar, solo «por la gracia de Dios».

Todo el año resultó a la postre ser problemático. Estudiantes de las universidades de todo el país realizaron violentas manifestaciones pidiendo educación gratuita. «El segundo semestre fue mucho más complicado por la ola de protestas» explicaba Sean. Como resultado de la crisis, «nos dijeron que nos volviéramos a nuestras casas y que preparáramos los exámenes que se habían pospuesto hasta enero»

Agosto fue avanzando y el estudiante comenzó a dispersarse en pensamientos inmorales. «Comencé a hacerme adicto a la pornografía, lo que me condujo a la masturbación». Pero resultó ser un pasatiempo muy caro.

«Tuve que pagar un precio muy caro tanto económica como académicamente. Perdí las ganas de estudiar, y me gasté un montón de dinero en la conexión a Internet».

Una noche, Sean decidió que era hora de hablar con Dios sobre su problema. Había oído que la distancia no es una barrera para recibir la liberación, y mientras el Profeta T.B. Joshua oraba, el joven tecleaba con fe, y puso su mano en la pantalla del ordenador. «De pronto me empezó a temblar la mano, y sentí que algo salía de mi cuerpo». Para sellar el acuerdo, el estudiante ayunó.

Sean ya no volvió a ser el mismo después de aquella experiencia. Completamente libre de ese hábito inmoral, y ya en segundo curso de medicina, explicó: «Creo que la liberación impidió que suspendiera el segundo semestre. Estoy decidido a dejarme la piel estudiando, y a trabajar como si todo dependiera de mí, y a orar como si todo dependiera de Dios.

¿Se encuentra acuciado por una adicción similar? ¡Ore junto a T.B. Joshua, abra la puerta de su corazón y prepárese para recibir ayuda del cielo!

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...