CLOSE

NO TENÍAN UN SOLO RASGUÑO

  • By Anthony Kobla Kpetsey
  • / Mar 25, 2017
  • 478 views

Como quien tiene una premonición, el dueño de un coche coloca una Calcomanía de la Unción en el parabrisas trasero de su vehículo, que resulta muy dañado en un accidente. ¡Lo sorprendente es que sus ocupantes salieron completamente ilesos!
El semáforo estaba en rojo. ¿Lo vio el conductor de la furgoneta, o quizás esperaba poder pasar a toda velocidad, a pesar de que la luz estuviera ya en rojo?
Era el 21 de diciembre de 2016, un día tan ajetreado como tantos otros. Anthony Kobla Kpetsey habría querido llevar personalmente a su hijo de dos años a la guardería, pero aquel día no podía y el trabajo recayó en su primo.

¡Bum! La colisión fue ensordecedora al empotrarse la furgoneta contra el capó del coche, arrugándolo todo y haciendo saltar los airbag.

Quienes presenciaron el accidente se temieron lo peor y corrieron a ayudar, pero cual sería su sorpresa al encontrarse a los ocupantes ilesos. Demasiado bueno para ser cierto. Fueron trasladados a las urgencias del hospital, y allí los médicos corroboraron que ningún órgano había resultado dañado.

«Incluso el nacimiento de este hijo nuestro se lo debemos a Jesucristo y al poder del Agua de la Mañana. Y le estaremos eternamente agradecidos a Dios Todopoderoso por haber salvado la vida de nuestro hijo y de mi primo», relató Anthony.

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...