CLOSE

¿PLANEANDO ESCRIBIR UNA CARTA PARA DIOS? ¡TIENES QUE LEER ESTO!

  • By Emmanuel TV
  • / Mar 16, 2017
  • 527 views

¿Pueden las cartas dirigirse realmente a nuestro Padre Celestial? ¿Las leería? ¿Cómo respondería? Una mujer envió un correo a Dios, entregándolo en la Cruzada de Perú de septiembre del 2016 organizada por La Sinagoga, Iglesia de Todas las Naciones (SCOAN). La respuesta que recibió envió un relámpago que recorrió su cuerpo y alma. ¿Estás listo para lo mismo?

«Querido Padre Celestial», comienza Selam en una carta con fecha del 19 de septiembre del 2016. «La razón principal por la que voy a la Cruzada es para ser liberada del espíritu de enojo. Querido Jesús, no estoy segura de que escribiré todo lo que he orado con lágrimas desde el centro de mi espíritu. Querido Padre Celestial, mis ojos han derramado lágrimas y mi corazón ha sangrado. No ha habido nada, en mis recientes recuerdos, por lo que haya estado más hambrienta que por la liberación del espíritu de enojo»., escribe.

» Selam había intentado visitar La SCOAN sin éxito. La noticia de la Cruzada, por lo tanto, llegó como un milagro. De nuevo le dice a su Papá «Ha sido mi deseo visitar la Iglesia desde el inicio de este año. El 5 de julio, te pedí que hicieras esto posible. Al día siguiente, recibí un correo electrónico de La SCOAN respondiendo a mi solicitud. Pero no llegó muy lejos. También tenía en mente visitar La SCOAN la última semana de septiembre. Pero he aquí, vamos a ir a la Cruzada de T.B. Joshua el próximo jueves en Perú. ¡Eres un Dios aventurero! Nunca planeé visitar Perú por ninguna razón. Sin embargo, en menos de 72 horas, estaré abordando un avión para llegar allá. Qué impresionante eres. Mi Jesús, eres tan amable, más allá de cualquier descripción».

Apasionadamente, suplica, «Querido Jesús, el enojo y todos los demás espíritus que me hacen la guerra son Tus enemigos. ¡Levántate brazo de Dios y vístete de poder, y lidia con tus enemigos como lo hiciste en el pasado! Ruego no sólo por mí, sino también por mis hijos, los hijos de mis hijos y todos mis descendientes. Querido Jesús, déjame probar y ver que Tu redención es buena. Deja que esta alma que has redimido sea testigo de tu bondad».

Después de la larga carta en la que también clamó a Dios por la salvación de su familia, concluye. ¡Te amo, mi Amor! Anhelo ver tus hazañas. «Te alabo con cada fibra de mi ser. Gracias. Amor, Selam».

¿Ella experimentó las hazañas de su Padre? Lea su notable testimonio.

«El viernes, 23 de septiembre del 2016, cuando el Hombre de Dios estaba haciendo la oración masiva, yo estaba orando en el Espíritu y esperando en el Señor», dijo Selam. «A los pocos minutos de la oración, sentí un poder que entraba en mi cuerpo. ¡Sólo puedo compararlo con un rayo! Entró en el centro de mi cabeza y bajó, hasta que alcanzó la punta de mis pies. Sabía sin ninguna duda que era el Espíritu del Dios Viviente.

» Unos segundos más tarde, otra ronda de poder entró en mi cuerpo y se asentó en mi seno derecho. No estoy seguro de por qué se detuvo allí. Mi cuerpo temblaba y temblaba como el monte Sinaí cuando la gloria de Dios descansó sobre él. Sabía con certeza que había cambiado. Mi corazón se llenó de alabanzas interminables. De nuevo, sentí el amor de Dios en mi corazón. Todo mi cuerpo se sentía nuevo. Por afuera, me veía como siempre. Pero por dentro, una nueva persona había nacido, como en 2 Corintios 5:17.

» Al día siguiente, sábado 24 de septiembre del 2016, tuve la oportunidad de estar en la línea de oración. Cuando llegó mi turno de que orara por mí, el Hombre de Dios tocó mi frente y se trasladó a la siguiente persona. Cuando regresé a mi asiento, este pensamiento pasó por mi mente: “Está resuelto. Se termina. Está hecho. Todas tus oraciones son tocadas”. La paz, la calma y el descanso envolvieron mi alma. Ciertamente, se terminó. ¡está hecho!

» Ahora, mi alma está tranquila. Hay un descanso increíble en el centro de mi ser. Las cosas que me habrían molestado en el pasado ya no lo hacen. Soy paciente sin ninguna dificultad para serlo. Me relaciono con mis hijos sin ningún problema. Me relaciono con mi madre sin ningún problema. He llorado ríos para que esto sucediera. Las lágrimas de alegría son inadecuadas para expresar mi gratitud a mi Señor y Salvador, Jesucristo. He probado Su redención. Él descendió en Su gloria, en un relámpago, y derrotó a mis enemigos. Ningún demonio jamás tendrá voz en mi vida. Ningún demonio jamás me enjaulará. ¡Mi vida, mi destino están seguros en Jesús para siempre!

» Mi pasión por ministrar el evangelio también se renovó. El Señor me dio a mí y a mi esposo el deseo de llegar a personas en nuestra nativa Etiopía que nunca han sido alcanzadas por el evangelio. En los dos años desde que comenzamos este ministerio, el Señor ha visitado a personas que estaban tan lejos del evangelio como el Polo Norte lo está del Polo Sur. Los testimonios del ministerio son como en los Hechos de los Apóstoles. El Señor ha confirmado la misión con poder, milagros, liberación, redención y vidas cambiadas. Incluso con todas estas pruebas, mi corazón se había comprometido con mi carrera y no con la misión. Creo que con el toque que recibí del Profeta, Dios ha revigorado la pasión que tengo por la obra a la que Él me llamó.

 

«A pesar de que nunca lo consideré como un problema, a menudo estaba cansada. Pensé que era porque tenía tanto muchas cosas que hacer. A veces, mis párpados se sentían muy pesados, como si llevara el mundo entero en mis ojos. Mi cuello se puso rígido como si una barra de acero se hubiera insertado en ella. Pensé que era porque tenía muchas responsabilidades en el trabajo. Mi cuerpo estaba fatigado. Como si hiciera un montón de actividades en la casa, mis pies se inflamaban y sentía dolor de espalda. Pero desde que regresé de la Cruzada, no he experimentado la fatiga. Mis ojos ya no se sienten pesados. Mis pies ya no se inflaman. Mi espalda ya no me duele. Siento mi cuerpo como nuevo. Alabo al Señor, me llevo a casa más de lo que le pedí. Me dio el Salmo 18 como una canción de victoria. ¡Alabado sea el Señor!»

NEXT
PREVIOUS
AGREGUE SU TESTIMONIO
Uploading your video...